sábado, 20 de febrero de 2010

La revolución de 1905 y el acorazado Potemkin

La Revolución Rusa de 1917 tuvo un prólogo en la revolución de 1905. La derrota en la guerra contra Japón y el descontento de los trabajadores por sus penosas condiciones de vida fueron las causas inmediatas; pero también se sumó el malestar de los campesinos e, incluso, el existente dentro del ejército. En este sentido el estallido de un motín en el acorazado Potemkin, anclado en el puerto de Odessa, fue la manifestación más palpable. Finalmente, el zar aceptó algunas reformas: libertad de opinión, reunión y asociación, y creación de una Duma -parlamento- elegido por un sufragio relativamente amplio. Estas reformas fracasaron con posterioridad pero sirvieron para mostrar que un cambio revolucionario era posible en la Rusia de los zares.
Una vez en el poder los bolcheviques quisieron conmemorar la importancia del acontecimiento y, al acercarse el vigésimo aniversario de la revolución de 1905, encargaron al cineasta Eisenstein una película que relatase aquellos hechos. Así nació El acorazado Potemkin, una de las mejores películas de toda la historia del cine.
En este fragmento -titulado La escalera de Odessa- podéis contemplar una de sus escenas más famosas: la represión de una manifestación popular por parte del ejército. Observar el valor metafórico y simbólico de la escena en el contexto de la revolución soviética pero también su valor universal como representación de la lucha contra las injusticias.


video
Fuente del video: You Tube.